VIAJE A EGIPTO POR LIBRE

 

PARTE SEGUNDA DEL VIAJE

Continuamos nuestro viaje de 15 días por este país maravilloso y hemos llegado a Lúxor, ciudad situada a unos 700 km al sur del Cairo. Los griegos la llamaron Tebas y posteriormente, los árabes la llamaron Lúxor o palacios con mil puertas.

En Lúxor se concentra la mayoría de monumentos de Egipto. Nosotros pasamos un día más en Lúxor, llegamos un día antes de ir en motonave, así es como se llaman los barcos que recorren el río Nilo. Ese  día decidimos no visitar ningún monumento, ya que con  el pack contratado con Civitatis,  incluían las entradas con guía a  los templos más importantes.

TEMPLO LUXOR

 

Una vez que llegamos a la motonave, nos asignaron la habitación,  pagamos las propinas y nos llevaron a ver la que sería nuestra casa por 4 noches. Nos encantó el barco, la comida, el servicio…

Habíamos leído opiniones para todos los gustos de este crucero de Civitatis; el que  compramos nosotros fue el  5 estrellas estándar con Abu Simbel incluido. Si viajáis con niños menores de 4 años,  viajaran gratis y si son mayores de 4 años pagan igual que los adultos. Este es el enlace para contratarlo:https://www.civitatis.com/es/luxor/crucero-nilo-4-noches-luxor-asuan/?aid=99689

CONSEJO: Si hacéis el viaje por libre, el crucero es una de las actividades que debéis reservar con un poco más de tiempo, bien sea con alguna agencia de España, o con alguna egipcia; ya que tendréis que ir montando vuestro  itinerario en función de las fechas que estén disponibles y que puedan ser más económicas. Porque puede pasar que queráis hacer el crucero en una fecha concreta y a la hora de reservar no haya disponibilidad.

Lo que observé, al menos en Civitatis, es que el trayecto en barco desde Luxor a Asuán es de 4 noches y si lo haces a la inversa, de Asuán a Lúxor , es de 3 noches.

A nosotros, que después del crucero nos íbamos al mar rojo, nos venía mejor hacer el de 3 noches, pero, decidimos hacer una noche más y acabar en Asuán; sin duda merece la pena, ya que es una experiencia maravillosa.

El primer día comimos ya en el barco, si comes allí el día de entrada, no te corresponderá comer el día que dejes el barco.

La comida es buffet con todo tipo de alimentos y platos, muy variado y nada repetitivo.

Respecto al agua, la puedes comprar antes de entrar al barco y así te ahorrarás dinerito. En el barco es más cara. Nosotros como llevábamos botellas termo, las rellenábamos y las llevamos al restaurante sin problema.

El servicio de habitaciones es increíble, cada mañana nos hacían figuras de animales con las toallas, preciosas.

Tuvimos el gusto de tener unos compañeros de mesa super majos, con los que también hacíamos las excursiones.

A continuación relataré las visitas que realizamos con el guía y que están incluidas en el pack de Civitatis.

VISITAS EN LÚXOR:

El templo de Lúxor y templo de Karnak, entre ambos está la avenida de las Esfinges de casi 3 km de longitud. Es impresionante y tuvimos la mala suerte de que estaba cerrada y no la pudimos caminar.

AVENIDA ESFINGES

Ambos templos son espectaculares, pero, si queréis profundizar más y dedicarles más tiempo, os aconsejo que un día antes de comenzar el crucero os vayáis a Lúxor y lo visitéis por vuestra cuenta. A nosotros nos faltó más tiempo y nos arrepentimos de no haberlos visitado el día antes de embarcar; son cosas que no se saben con antelación  y que si volviéramos a hacerlo sin duda lo visitaríamos con más tiempo.

Templo de Lúxor:

Fue construido entre los años 1400 y 1000 a.C. por los faraones Amenhotep III y Ramsés II, el primero construyó la parte interior y el segundo el recinto exterior, añadiendo la fachada, los colosos y los obeliscos. El templo mide 260 metros de largo y está dedicado a Amón (dios del viento).

El obelisco que luce en la plaza de la Concordia de París, fue un regalo de Mohamed  Alí en 1836 y procede del Templo de Lúxor.

Sin duda, el mejor momento del día para visitar este espectacular templo es al atardecer donde los colores y la iluminación aportan un toque mágico al lugar.

Escarabajo de la suerte:

En el templo de Lúxor se encuentra el escarabajo d Amenofis III y si le das 7 vueltas se te cumplirá tu deseo. Eso sí, no te equivoques de número….nosotros lo hicimos con Hugo dormido y con un calor tremendo.

Escarabajo sagrado

 

Templo de Karnak:

Templo dedicado al dios Amón. No se trata de un único templo, sino que Karnak es el conjunto de varios santuarios en cuya construcción se emplearon más de 2000 años.

Así pues, podemos decir que Karnak es el templo más grande de todo Egipto.

Impresionan mucho las vías procesionales que unen los recintos sagrados en Karnak están flanqueadas por esfinges con cabeza de carnero que cumplían la función de guardianas y protectoras.

Tantos años en obras, reformas y ampliaciones, hace pensar que en ellas participaron casi todos los faraones de la historia de Egipto.

El valle de los reyes.

Hay que trasladarse en barco hasta la otra orilla del río Nilo y desde allí en una furgoneta nos llevan al Valle.

Para llegar te llevan en un tren abierto que les encanta a los peques.

Tren

Nosotros visitamos las  2 tumbas que entraban con el pack y que decidirá el guía , si quieres visitar alguna más tendrás que pagar la entrada. Visitamos las tumbas de Ramsés IX, Ramses III  y después decidimos entrar a la de  Tutankamón.

Dicen que las más bonitas son las tumbas de Sethy I y de Nefertary, nosotros no la visitamos, ya que nos pareció excesivo el precio. La verdad que con las 3 que vimos, nos valió. Como siempre digo, viajar con peques no es igual que viajar solos, ya que tampoco consiste en agobiarlos…Hugo vio las 3 y se maravilló.

Interior tumba Ramsés III

 

Templo de Hatshepsut

Es el templo más importante de los construidos en Deir el Bahari y único en todo Egipto. Fue construido por la reina Hatshepsut, única mujer que reinó en Egipto un largo periodo,  en forma de terrazas, de grandes dimensiones, con columnas que se confunden con la ladera de la montaña, situada tras el templo. Se construyó en honor a Amon-Ra, el Dios del Sol.

Hatshepsut fue la única mujer que reinó en Egipto durante un largo período de tiempo.

Es una auténtica maravilla, e impresiona verlo a lo lejos, con todas las columnas, simplemente increíble.

Los vigilantes de los templos os llamarán y os dirán que os hacen fotografías, os querrán enseñar lugares escondidos de los templos….si aceptáis tendréis que darle propina.

CONSEJO

Llevar siempre monedas para las propinas, os pedirán propinas por todo, así que ir preparados.

El calor y el sol en los dos templos es terrible, llevar agua y prenda de cabeza.

Nos pusieron turbante

De camino podemos ver los Colosos de Memnón. Se realiza una parada corta para hacer algunas fotografías.

Colosos de Memnon

Los colosos de Memnón (en árabe al-Colossat o es-Salamat) son dos gigantescas estatuas de piedra que representan al faraón Amenhotep III, quien gobernó durante la Dinastía XVIII de Egipto.

Regresamos a la motonave para comer y disfrutamos de la tarde en la piscina y con unas vistas del río Nilo y un atardecer inolvidable.

VISITAS EN EDFÚ, KOM OMBO y  ASUÁN

Por la noche llegamos a Edfú y  mientras estábamos cenando llegamos a Esna y salimos a ver como cruzamos la famosa esclusa.

La esclusa de Esna se construyo para poder evitar el desnivel que había en ese lugar.  Entran los barcos y se cierra,  entonces se vacía la esclusa y ya estas bajo y viceversa para subir. Actualmente están ampliando las esclusas para poder acelerar el paso de los barcos. Es toda una experiencia, además, llegan los vendedores en sus barquitas que te tiran la mercancía para que le compres. Es una auténtica temeridad lo cerca que pasan del barco con sus barquitas..y como se mueve el agua…alucinante y todo un espectáculo.

Comenzamos el día con un buenísimo desayuno, a Hugo le cuesta mucho desayunar tan temprano, así que siempre le llevamos comida porque más tarde le entra hambre.

Es un viaje de muchos madrugones y cansado..

Nos hicieron subir en calesa; yo no estaba de acuerdo y pedi otro transporte alternativo;  me dijeron que si quería me pagase un taxi. La calesa nos llevó al precioso:

Templo de Edfú, dedicado al Dios Horus. Este templo  es indiscutiblemente el mejor conservado y uno de los más bonitos de Egipto.

Nada más entrar, lo primero que te llamará la atención, será una estatua del dios Horus en granito negro, de casi dos metros de altura. Porta la doble corona del Alto y el Bajo Egipto y custodia la entrada al templo.

Recorrerlo e ir observando sus inscripciones que narran las historias mitológicas de la época. Por ejemplo, la victoria de Horus e Isis sobre Seth o los encuentros entre el dios Horus y la diosa Hathor, conocido como “El Festival del Bello Encuentro”. Auténticas preciosidades.

La parte más importante del Templo de Edfu, es el santuario del dios Horus. En la cámara que se encuentra al norte, verás una réplica de la barca de madera (la original se puede ver en el Louvre de París), que habría sostenido la estatua dorada de Horus en festivales y procesiones.

CONSEJO: Cuando algún vendedor os ofrezca una tarjeta de su tienda, no la aceptéis, porque después os buscará y si no le compráis nada, se molestan y os piden la tarjeta. Así que si la cogéis, acordaros de no tirarla, por que no es agradable. Yo cogí alguna y después no compré nada en la tienda, porque la calidad era mala y me puso mala cara el vendedor y me pidió la tarjeta; no la encontraba y pasé un mal rato. Al final la encontré y se la devolví. Me pasó en este templo. Antes de entrar hay todo un pasillo con tiendas y ahí te dicen que mires, que compres, que a la salida te esperan y te dan tarjeta.

Navegamos hacia Kom Ombo y alli visitamos el templo dedicado a Sobek y Hareoris.

Este doble templo de Kom Ombo se construyó en una de las orillas del Nilo preferidas por los cocodrilos, que tomaban el sol y amenazaban constantemente a los lugareños por su sola presencia. Por esto no es de extrañar que una de las dedicaciones del templo fuese para Sobek, el dios cocodrilo. Pero lo que sí extrañaba era que tuviese realmente una doble dedicación. Además de a Sobek, estaba dedicado a Haroeris, un dios cuya cabeza tenía forma de halcón Horus.

Kom ombo

 

Allí vimos una puesta de sol impresionante, de las que no olvidaremos y también visitamos el museo del cocodrilo; a la salida del templo y con la misma entrada del templo pudimos ver cocodrilos momificados; impresiona mucho y a los niños más aún.

Museo del cocodrilo

 

Atardecer

 

CONSEJO

Hugo en España preparó una bolsa con juguetes pequeños que ya no le gustaban para regalárselos a los niños en Egipto. Fue increíble, ya que les encantaban. Y ellos en agradecimiento le regalaban escarabajos de la suerte, pulseras, …. Otro regalo que les podéis llevar son bolígrafos de los que aprietas la parte de arriba para que escriban; se vuelven locos los niños por ellos y la verdad que son muy agradecidos.

Esta noche se celebra la fiesta egipcia en el barco, pero a la madrugada tenemos la salida hacia Abu Simbel, con lo que dejamos de lado la fiesta, ya que vamos con un peque de 5 años.

El madrugón es terrible, ya que a las 03.15  horas hay que estar en el autobús y el trayecto hasta llegar es de unas  3 horas. Antes de salir del barco nos ofrecen café y bizcocho y nos dan una bolsa de comida para el viaje.

Vimos amanecer en el camino, además tuvimos la oportunidad de ver un espejismo…y llegamos a la grandiosa Abu Simbel. 

La verdad que cuando tienes ante tus ojos esta maravilla, se te olvida que no has dormido, que hace mucho calor y todos los males….es maravilloso. Está localizado en la ribera occidental del lago Nasser, a unos 231 km al suroeste de Asuán, próximo a su emplazamiento original.

LAGO NASER

Se trata de un complejo formado por dos templos excavados en la roca; uno dedicado a Ramsés II y el otro a su primera esposa y preferida, Nefertari.

Para evitar que desparecieran bajo el agua al construir la presa de Asuán, estos templos fueron reubicados entre los años 1964 y 1968. En estas labores colaboraron varios países y por ello, Egipto donó importantes tesoros a varios países, como por ejemplo el Templo de Debod a España o el templo de Dendur que está en Nueva York.

Es impresionante la fachada del templo de Ramsés II con sus 4 estatuas de 20 metros de altura, son enormes y además se tallaron directamente sobre la roca. Pero, su interior también es precioso y grandioso.

ABU SIMBEL

Y para rematar, dos veces al año: el 21 de febrero y de octubre el sol atraviesa el templo al amanecer para iluminar las estatuas de los dioses. Increíble perfección o magia…

Y el  segundo templo, el de Nefertari, si bien no es el que asociamos con Abu Simbel, es  igualmente precioso y grandioso. Su exterior presenta 6 figuras talladas en su fachada y  su interior muy interesante.

ABU SIMBEL

Nos dimos un paseo alrededor, por un caminito donde vas observando el inmenso Lago Nasser, que parece un mar, ya que es inmenso y sirve de frontera entre Egipto y Sudán.

Regresamos al bus y una vez en la motonave, comemos y de nuevo otra visita.

Paseo en  faluca,  una embarcación que se se remonta a muchos siglos de antigüedad, podríamos decir que es un barco pequeño de vela, este transporte se utilizó mucho en la navegación del río Nilo en las regiones del Oriente Medio y África. Al ser un transporte sin motor, depende de la corriente del Nilo y del viento, lo que permite conectarnos con la historia y con el río de una forma más profunda. Es un paseo precioso, pero, hubiese sido mejor al atardecer; si tenéis ocasión podéis hacerlo por vuestra cuenta y al atardecer.

Hugo llevando la faluca

 

La siguiente y última visita que realizamos fue la del maravilloso templo de Philae. Para mí fue de los más bonitos; ya la forma de llegar hasta él es diferente, hay que ir en barco. Se sitúa en la región de Nubia.

Llegando al Templo

Este templo está dedicado a la diosa Isis, diosa del amor, magia y maternidad.

Hay una leyenda que cuenta que cuando Osiris, marido de Isis fue asesinado por su hermano Seth, éste arrojó pedazos de su cuerpo por todo Egipto. Isis recogió pedazos de su esposo, los reconstruyó y le devolvió a la vida. Refugiándose en la isla de Philae donde se levantaría el templo.

En el complejo destaca el Templo de Isis, la Puerta de Adriano y el quiosco de Trajano, de la época de dominio romano.

Sin duda es precioso este lugar y toda la historia que encierra y sus vistas.

Esa tarde el guía nos llevó a una tienda de esencias, donde te muestran esencias de perfumes conocidos y esencias de allí. También tienen esencias para calmar los dolores de cabeza, el estrés, dolores musculares… al final acabamos comprando alguna.

Esencias

Y para finalizar fuimos a una tienda de especias, muy famosas en esta localidad. Te reciben con un picoteo de frutos secos y una bebida de té frio de color rojo es de hibisco o Karkadé. Al final compramos pimenta, no eran muy baratas y el espacio en nuestras mochilas se estaba acabando.

El té de hibisco es muy típico en todo el país, te lo ofrecen de forma gratuita en las tiendas de papiros, de artesanía… y está muy rico; os aconsejo probarlo.

Aún teníamos que comprar los billetes de tren para ir hasta Lúxor; lo intentamos a través de la página on line de trenes egipcios, pero, fue imposible. Así que mi marido se fue a la estación de tren con el guía, que le dijo que iba con él. Y menos mal, porque allí  no hablaban inglés, ni se esforzaban y había una cola terrible, así que os aconsejo que si tenéis que comprar un billete de tren en la estación de Asuán lo hagáis con algún local, porque sino será complicado. El billete que debéis comprar es el más caro, el del vagón que tiene aire acondicionado. El precio fueron unos 2 euros por persona.

Regresamos a la motonave para cenar con nuestros compañeros de aventura, charlamos y ultimamos las mochilas, ya que teníamos que madrugar. Nos venían a recoger para llevarnos a la estación de tren bastante temprano.

Nos esperaba otra nueva aventura, esta vez un tren local hasta Lúxor, ahí un autobús hasta Hurgada en el mar rojo.

EXCURSIÓN QUE PODÉIS CONTRATAR EN ASUÁN

El guía te ofrece la excursión al pueblo Nubio, para el último día. Nosotros no la hicimos, porque salíamos para Luxor muy temprano y tampoco la hubiésemos hecho, ya que a mi personalmente me parece que todo está demasiado preparado para los turistas y no me agrada demasiado.

Aquí finalizo mi post sobre todo lo que visitamos en el viaje de 4 noches en motonave por el río  Nilo.

Os animo a seguir leyendo mi blog, ya que en breve publicaré el post de como llegamos al Mar Rojo y nuestra experiencia vivida allí en 6 días, que os adelanto fue maravillosa y estamos deseando repetir.

 

Publicado por

viajandoconhugo

Somos una familia con un pequeñín de 4 años ya....que es todo un viajero. Lo que más nos gusta es conocer lugares, explorarlos y disfrutarlos. Disfruto contando nuestras vivencias e intentando ayudar a todos los lectores en sus viajes. Nos atrevemos con todo y pensamos en el aprendizaje que supone el conocer diversas culturas, diversos lugares, idiomas, razas, alimentos...para nuestro hijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *