VIENA IMPRESECINDIBLE EN DOS DIAS. DIA 2

Nuestro segundo día para disfrutar de Viena lo teníamos repleto de lugares para visitar. Eso sí, sin agobios, ya que cuando viajas con un niño pequeño, como  con mi hijo Hugo que tiene 3 años, no puedes pretender ir al ritmo que tenías cuando viajabas con tu pareja o  cuando lo hacías sola.

Comenzamos con un buen desayuno en el Hotel estupendo que elegimos y que os aconsejo sin dudarlo. El Hotel Novotel Wien Haupthahnhof. Un acierto en todos los aspectos.

Rumbo al metro y llegamos a la catedral, nos dimos un paseo matutino por el centro de la ciudad y nos dirigimos al Palacio Hofburg. También incluida la visita en el Sisi Ticket.

Se trata del palacio que fue residencia de los Habsburgo durante mas de 600 años. Es un enorme  complejo palaciego, de los más grandes del mundo, que incluye varios museos, aposentos reales, una capilla, una iglesia, la Biblioteca Nacional de Austria, la Escuela de Invierno de Equitación y el despacho del Presidente de Austria.

Nosotros centramos la visita en lo que estaba incluido en el ticket SiSI. Te dan audioguía en castellano en la entrada y con el ticket no esperas ningún tipo de  cola.

Una vez dentro comienza la visita con la Platería de la Corte. En este museo se exponen todo tipo de objetos de plata, porcelana, cristalerías y utensilios utilizados en la Corte.

Y por fin llegamos al Museo SiSi. A mí me apetecía mucho esta visita, ya que quería conocer un poco más de su historia, de su vida en Palacio y fuera de él. Se pueden ver bastantes objetos de la emperatriz, algunos vestidos, retratos y hasta la réplica del vagón de tren en el que ella viajaba.

Una vez que te vas adentrando en la historia y en los ideales de la Emperatriz te vas dando cuenta de que era una mujer adelantada a su época, inconformista, culta y obsesionada por mantener su belleza.

Fue una viajera incondicional que murió asesinada en Ginebra por un anarquista. Después de fallecida se la empezó a querer.

A continuación visitarás los apartamentos Imperiales, donde podrás observar el esplendor de la monarquía de los  Habsburgo.

Te aconsejo sin dudarlo la visita a este Palacio, al Museo Sisi y a los apartamentos.

No está permitido sacar fotografías en el interior.


Monumento Emperador Francisco I

Trabajos de Hércules
Palacio Hofburg

Finalizada la visita a este Palacio de unas dos horas y media más o menos,  caminamos y pasamos de nuevo por la ópera, el Hotel Sacher y la Albertina. Este último es un  antiguo palacio residencial que alberga en su interior un museo con una de las mas extensas colecciones gráficas del mundo. Aproximadamente unos 65.000 dibujos y casi un millón de grabados.
Museo La Albertina

La siguiente parada sería el edificio Hundertwasserhouse. Fuimos caminando y disfrutando de edificios preciosos y de mucha tranquilidad.
Se trata de un complejo residencial municipal  construido entre 1983 y 1985, de formas irregulares, ondulantes y muy colorido. Sin duda una imagen muy diferente a lo que habíamos visto de Viena. Es curioso y original.

      
           


De aquí nos fuimos hacia el rio Danubio en busca del Prater, el parque de atracciones más antiguo del mundo. Me esperaba un lugar pequeño y me sorprendió mucho, ya que es bastante amplio el lugar. Posee una amplia zona verde y el Parque de atracciones cuenta con muchas atracciones, juegos… además de la noria gigante que es la atracción más conocida e importante. Esta noria  llamada Riesenrad se construyó entre 1896 y 1897 y es una de las más antiguas del mundo. Dicen que las vistas desde ella son muy buenas. Nosotros intentamos que mi chiquitín subiera, pero, no fue posible, no quiso. Así que otra vez será.

En el interior del parque también hay un casino y varios locales para comer.

Parque de atracciones Prater



                                                                        

Tras dar un paseo por el parque buscamos una boca de metro y nos fuimos a la ciudad del Danubio. Esta zona se localiza en el distrito 22 de la ciudad y es el área de rascacielos y la sede de la ONUV u Oficina de las  Naciones Unidas en Viena establecida el 1 de enero de 1980.

Era domingo y estaba todo vacío, solo algunos turistas como nosotros caminando entre los rascacielos y ya está. Caminamos un rato al lado del río y nos volvimos al centro, ya que la noche había llegado muy pronto y teníamos que comer algo.
Esta zona sino disponéis de muchos días en la ciudad, no pasa nada si no la visitáis.

Otra visita que se puede hacer es a la torre del Danubio o Donauturm de 252 metros de altura, se sitúa en el parque del Danubio. Tiene muy buenas vistas panorámicas de la ciudad. Cuenta con un restaurante giratorio.


Para finalizar con las visitas, si te pasas por Honer Mark, que es la plaza más antigua de la ciudad de Viena, podrás observar el bonito reloj Anker situado en la parte superior de una especie de puente. En él aparecen varias figuras que representan el paso de la vida. Y si te coincide con el mediodía no te puedes perder el desfile de las 12 figuras al son de la música clásica vienesa.

 
Son tantos los rincones preciosos que tiene esta ciudad que bien merece una visita. Nosotros estuvimos encantados con todo lo que te ofrece la ciudad. Se nos hizo corto el viaje, ya que en dos días y medio no da tiempo a ver todo lo que uno quiere y además con un niño hay que ir más despacio y darle a él un respiro de vez en cuando.
COMER EN VIENA
Es una ciudad cara. Un café con leche ronda los 4 euros, un trozo de pastel lo podrás degustar por 4.50 euros.
Os aconsejo Vapiano para comer. Es una cadena de restaurantes italianos con una comida rica, variada y económica. Nos gustó mucho el situado cerca de la catedral.
TRANSPORTE
Es fácil y cómodo moverse en transporte público por la ciudad. Nosotros caminamos bastante y también utilizamos el metro. Compramos ticket para todo el día por 8 euros y merece la pena, ya que si dispones de poco tiempo debes de trasladarte rápido.
TARJETAS TURISTICAS
Vienna Pass es una tarjeta turística que te permite acceder a varias atracciones, bus turístico….el precio para un adulto y para un día es de 59 euros. Toda la información la puedes encontrar en el siguiente enlace https://www.viennapass.es/

CONSEJOS
En la calle hace mucho frío en los meses de invierno, nosotros fuimos en Noviembre y no era exagerado, pero, teníamos de 4 a 7 grados, así que hay que abrigarse muy bien. Lo que contrasta con el excesivo calor que hace en los museos, Palacios y metro. Para mí hacía un calor horrible. Así que es muy aconsejable que llevéis una camiseta de manga corta y un buen abrigo que sea calentito. A mi hijo le ponía varias capas y según la necesidad le iba poniendo o quitando ropa.
Viena es una ciudad cómoda para ir con silla de paseo o carrito de bebe.
Si viajáis en tren, concretamente yo os hablo del OBB, hay unos vagones de silencio, Quiet zone o Ruhezone. Si vais con niños, como era mi caso, no les gusta mucho a los pasajeros que viajes  en ellos. 
Yo no tenía ni idea de esto y en el tren hacia el aeropuerto una señora nos invitó amablemente a irnos a otro vagón. Y sin problema lo hicimos y eso que mi peque solo estaba hablando. 
El agua del grifo es potable. No tendréis problema si la bebéis.
Así que solo deciros que os animéis a visitar la capital austríaca, ya que, merece la pena. Rebosa música por todos los rincones.