VIENA. TRASLADOS. ALOJAMIENTO. VISITAS IMPRESCINDIBLES EN VIENA

Teníamos tres días libres y como regalo de aniversario que mejor que un viajecito o escapada mejor dicho. Y sí, nuestra pasión es viajar y disfrutar en familia de nuevos lugares, así que busqué un vuelo directo desde Palma y salió Viena. Así que allí nos fuimos.

 Volamos con la compañía Laudamotion en vuelo directo desde Palma de Mallorca. Lo compramos en la página de Ryanair un mes antes. La duración del vuelo son poco mas de dos horas. 

Traslados.

El aeropuerto de Viena es bastante grande. Para mí la opción mas rápida y cómoda es el tren. Dependiendo de si te diriges al centro de la ciudad o a otro lugar tienes que coger un tren u otro.

Si vas al centro tienes que ir en el CAT, es un tren de color verde y te llevará a la estación de Wien Mitte. El precio son 11 euros. En la sala de llegadas del aeropuerto podrás comprar el billete.

Si vas a la zona de Sudtiroler Platz Haupthahnhof, como era nuestro caso, tienes que sacar el billete del tren OBB y en 15 minutos llegarás. El precio fueron 4.20 euros por persona.

Alojamiento.

Decidimos alojarnos en la zona de Haupthahnhof, en el hotel Novotel Wien Haupthahnhof y fue todo un acierto. Se trata de una zona nueva, segura y con varios hoteles modernos y al lado, a 200 metros de la estación Central. Para ir al centro con  la línea roja U1 de metro llegas directo, solo tienes  4 paradas. Además, algo muy importante si viajas con niños es tener un supermercado cerca del hotel, para comprar leche, pañales… y en la estación hay un Spar que tiene de todo. Además, hay un patio de comidas con muchos sitios para comer y a buen precio.

Y el hotel lo aconsejo muchísimo. Nuevo, cómodo  y muy atentos con los niños. Cada día cuando íbamos a desayunar tenían un regalito para Hugo, mi pequeño. Además, dispone de una sala de juegos para los más peques al lado del restaurante. 

El primer día en Viena ha empezado tempranito nos hemos despertado a las 7:30 hemos ido a desayunar y hemos arrancado en metro hasta el palacio de Schonbrunn. Nos compramos un billete de metro para todo el día el precio fueron 8 € por persona y lo puedes usar en todos los transportes, no solo en metro. Es muy cómodo, ya que si vas pocos días y quieres aprovechar el tiempo tienes que utilizar el transporte público. Aún así yo siempre digo que la mejor manera de conocer una ciudad es caminándola y recorriendo cada rincón. Nosotros caminamos un montón. Viena es una ciudad muy cómoda para caminarla y para ir con silla de paseo.
Todas las estaciones de metro disponen de ascensores, dato muy útil si llevas carrito o silla de paseo.
Te aconsejo que visites la página https://www.viennacitycard.at/index.php?lang=ENy así decidas si te conviene  o no comprar la tarjeta Viena City Card.
Nosotros habíamos optado por comprar el Sisi ticket en la página https://www.schoenbrunn.at/en/international/,  y simplemente llevé impresos los documentos con el código de barras.  El precio fueron 29.90 euros por persona. Los niños hasta 6 años de edad no pagan. En esta página podrás ver los distintos tipos de entradas y precios.
Con el Sisi ticket  no esperas cola para comprar la entrada, ni tampoco para acceder al Palacio. Y no solo en este Palacio, sino también en el Palacio Hofburg. Este tipo de entrada te permite visitar ambos palacios, así como el Museo Sisi, apartamentos imperiales y Platería de la corte en el interior del Palacio Hofburg. También,  te incluye El museo del mueble, que  no visitamos.
Nosotros llevamos la silla de paseo para el peque y una mochila pequeña con agua y algo de comer y no tuvimos problema en pasar.

Una cosa que me ha sorprendido es que no te revisen mochilas, ni que haya ningún control de accesos.

Te dan una audioguía en castellano y si llevas auriculares lo escucharas mejor aun y con mayor comodidad.
Cuándo llegas al palacio y ves el patio y la fachada del palacio te impresiona. Ahí entendí el porque lo llaman el Versalles vienés. 

Este palacio fue la antigua residencia de verano de los Habsburgo. En él residieron María Teresa, el Emperador Francisco José, la Emperatriz Isabel y otros monarcas.

Hoy en día el Palacio forma parte del patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Este palacio tiene 1441 salas de las que solamente se pueden visitar 45. A mí me gustó mucho el salón chino y el salón de los espejos donde Mozart interpretó algunas obras musicales con tan solo 6 años de edad.
La visita más o menos fueron a una hora más o menos. No permiten hacer fotografías casi en ningún lugar del interior.
Una vez que termina la visita devuelves la audioguía y comenzamos a pasear por los jardines. En mi opinión lo más bonito . La visita a los jardines es gratuita y en tu paseo podrás ver fuentes, estatuas, monumentos y vegetación diversa. Y cuando llegues a la Glorieta después de caminar unos 800 metros por los jardines podrás disfrutar de  una increíble vista del Palacio y de la ciudad de Viena. En nuestro caso y debido a la niebla, la vista no pudo ser totalmente espectacular.
El paseo es muy bonito además al ser otoño los colores del bosque eran espectaculares.

                                                                 Jardines del Palacio

         


No hacía demasiado frío a pesar de ser noviembre había un poco de niebla pero Hugo disfruto muchísimo jugando con las hojas y corriendo. 


Al ser unos jardines gratuitos nos dimos cuenta de que es un lugar donde los vieneses salir a correr a pasear y a jugar con sus niños sobre todo el fin de semana.

Si os apetece también podréis visitar el Jardin zoológico de Schonbrunn, que alberga el zoo más antiguo del mundo. También puedes visitar el laberinto.

La siguiente visita era el ayuntamiento de Viena. De estilo neogótico, fue construido entre 1872 y 1883. Es uno de los Ayuntamientos más bonitos e impresionantes. La pena fue que estaba todo su alrededor vallado, ya que estaban montando el mercadillo de Navidad, que abrirá en los próximos días. Una pena no poder verlo, pero, volveremos. 

Ayuntamiento
                                                 

Aún así,  os aconsejo pasear por la zona del ayuntamiento, veréis unos edificios impresionantes.
Pasas al lado del Museo de Historia Natural , el Museo de Historia del arte de Viena, están uno en frente del otro y son casi iguales. Se ubican en la plaza de SantaTeresa. 
Tienen por sede un palacio de la Ringstrabe, que es una avenida que rodea el centro de Viena y en ella a ambos lados se pueden apreciar obras arquitectónicas muy importantes.

Museo de Historia Natural


Seguimos caminando y llegamos al Museo de arte moderno o Mumok ubicado en el Museumsquartier. Allí en el exterior había unos puestos callejeros con música y donde podías tomarte una cerveza y comer una salchicha vienesa.

Mumok

Seguimos con nuestro paseo por esta ciudad imperial y llegamos a la ópera. Precioso edificio que se inauguró en 1869 con la presentación de una obra de Mozart. En 1945 una bomba dañó gravemente el edificio, que 10 años después abriría sus puertas. Esta ópera es una de las mas importantes y de mas prestigio del mundo.

Nosotros no visitamos su interior, ya que era sábado y estaba justo cerrado. Se puede visitar con visita guiada a mediodía y el precio son 9 euros. Otra vez será.
Ópera de Viena

Al lado, pudimos observar una cola terrible de gente y cuando nos acercamos vimos que era para acceder al Café Sacher,ubicado en el hotel del mismo nombre. Es un hotel muy prestigioso en Viena y en 1832 Franz Sacher que tenía 16 años y era aprendiz en la cocina imperial creó la tarta más famosa de Viena, la Sacher. He leído que es bastante caro tomarte un trozo de tarta y un café, pero, si os apetece probar, animaros. Nosotros no entramos.
Y como no, nos dirigimos hacia la catedral de Viena o catedral de San Esteban, para verla de noche, ya que en Noviembre en Viena a las 16.30 horas es de noche ya. Esta situada en pleno corazón de la ciudad. De hecho, en la línea roja de metro U1, la parada Stephansplatz, te dejará enfrente de la catedral. 
Impresiona verla. Su gran torre en forma de aguja de estilo gótico tiene 137 metros de altura. Se puede subir y obtener unas buenas vistas de la ciudad. Y lo que más llama la atención es su tejado de azulejos con más de 250.000 azulejos de colores. Su interior es muy bonito y alberga los restos mortales de gran parte de los Habsburgo.
La entrada es gratuita a la catedral, sin embargo, tienes que pagar para visitar catacumbas y la torre. 
                                                               Catedral de Viena
 Muy cerca de la catedral se puede ver la iglesia barroca de San Pedro, inspirada en la basílica de San Pedro del Vaticano. Su interior está demasiado cargado de pinturas, esculturas. Pero, es bonita verla y es gratuita la entrada.

Iglesia de San Pedro



Aquí finaliza nuestro primer día en esta ciudad preciosa. No hemos parado y tenemos que descansar para continuar mañana. Todo es bonito, vas caminando por la calle y a ambos lados todo es arte y belleza.