VIAJE A MALTA PRIMERA PARTE

Queríamos hacer una escapada de tres días en Febrero, pero, no nos apetecía ir a pasar frío. Desde Palma de Mallorca (donde vivimos)hay muchos vuelos a Alemania, Bélgica, Francia, Reino Unido, …pero no nos decidíamos por el tiempo:nieve, lluvia, frío…con un peque de dos años no era lo más inteligente. Así que Malta llevaba tiempo mirándolo, me apetecía la idea de visitarla. Además, mi amiga Laura que había estado un mes allí me la aconsejaba, así que  puesto que su clima es templado y mediterráneo, me decidí y comencé a buscar vuelos. Disponíamos de unos días que curiosamente coincidían con San Valentín, así que mejor todavía, sería mi regalo. Desde Palma de Mallorca no hay vuelo directo, así que comencé a buscar aeropuertos y casualmente salió Valencia con vuelo directo el día 14 y regreso el 17, me venían perfectos los días. Así que decidido el viaje, Palma Valencia y Valencia Malta. Hacíamos noche a la ida y a la vuelta en Valencia, ya que los horarios no daban mas opción.
El día 13 salimos para Valencia y allí pasamos el día con mis amigas Marián y su mamá Amparo, que nos hizo de guía, lo pasamos genial recorriendo su ciudad. Al día siguiente salimos a las 13.10 horas para Malta con llegada a la isla a las 15.55 horas.
Volamos con la compañía Ryanair.
Con esta compañía tienes que comprar un asiento para ir al lado de  tu niño, mi marido iba separado, así que resulta muy útil llevar ambos la tarjeta de embarque en el móvil, ya que te la vuelven a pedir al subir al avión, y si por cualquier motivo no subes a la vez, es un lío.
Tras dos horas de vuelo aterrizamos en Malta con una lluvia y un viento horrible, pero, con muchísimas ganas de conocer este país.
Así que una vez recogido equipaje nos dirigimos a comprar la Tarjeta del bus, en la Oficina del transporte público de Malta, en el interior del aeropuerto. La tarjeta vale 15 euros y tienes 12 viajes en autobús y se puede usar entre varias personas.

Tarjeta del autobús

 Las opciones para trasladarse del Aeropuerto al resto de la isla o en nuestro caso a Sliema , que es donde decimos alojarnos eran varias. Tienes taxi, que es lo más caro, hay shuttle o puedes ir en autobús.
En el interior del aeropuerto hay una oficina con toda la información para comprar los tickets para el Airport Hotel Suttle. Vimos que el precio a Sliema eran 5 euros por persona, Hugo con 2 años también pagaba. Sin duda, la opción más económica y la que nosotros elegimos fue el bus. Además, la tarjeta que habíamos comprado la podíamos utilizar.
Salimos al exterior y buscamos la parada del autobús X2, el que iba a Sliema. Lo esperamos como 15 minutos , había bastante gente esperándolo.
El viaje fue un tanto caótico, el autobús iba a tope, no se veía nada a través de los cristales, con lo que no sabía donde estabas, se iba parando a cada rato…un caos de tráfico debido a la lluvia y también a la hora, hora punta.  Hugo se durmió plácidamente.
Tardamos una hora más o menos en llegar a la parada de Sliema. Llovía y hacía frío y viento. 

Llevamos el mapa offline en el móvil y resulta muy útil. El hotel estaba cerca, teníamos que subir una pequeña cuesta y llegaríamos al Hotel elegido, el Days Inn.

Que ganas de llegar ya… dejar las cosas en la habitación e ir a visitar la ciudad. Lo malo era la lluvia y frío, así que caminamos por el Paseo marítimo que está lleno de restaurantes, pero, estaban todos llenos, era San Valentín. Estaba todo decorado con rosas, corazones, …muy bonito. Optamos por ir a cenar a un Kebap cercano al hotel. Cenamos muy rico y como no estaba la noche para mucho paseo decidimos irnos al Hotel. Mañana sería otro día.

Autobús-tienda de souvenirs en Paseo Marítimo de Sliema

      A la mañana siguiente y con un día despejado y sin lluvia, aprovechamos para pasear por Sliema, que significa paz y comodidad. 

Esta ciudad se ubica en la costa este de la isla y tiene mucha vida, muchos hoteles y está enfrente de La Valletta.
El paseo marítimo se llama The ferries, aconsejo darse un paseo por él y observar las preciosas vistas de La Valletta.
Caminamos por la ciudad, donde observamos unas calles con unas casas con balcones de diferentes colores. Las calles tienen el firme iregular y las aceras son estrechas, además los coches van bastante rápido, con lo que llevar el carrito de Hugo lo descartamos el primer día.
Así que consejo número 1: Si viajas a Malta con un niño, no lleves carrito, te tocará llevar al niño en brazos , en mochila o caminando de la mano.

Callejeando por Sliema

Desde  el paseo marítimo de Sliema tienes la opción de cruzar en barco a La Valletta o de ir en bus.
También, tienes la opción del autobús turístico Sightseeing, con dos rutas, una azul y una roja y 38 paradas. El precio son 20 euros por adulto y los niños de 0 a 4 años no pagan. Os dejo el enlace. Pienso que el horario del autobús era un poco limitado, el último tour finaliza a las 14.30 una línea y la otra a las 15:45 horas.Asi que decidimos no cogerlo.
https://city-sightseeing.com/es/65/malta/68/bus-turistico-malta
Después de un lindo paseo y de un café estupendo, (os dejaré toda la información de  los lugares en los que tomamos café, comimos….)nos fuimos a La Valletta. Son unos 15 minutos y vas observando toda la ciudad, bordeando la Bahía, pasas Floriana y llegas a la Fuente de Tritón. Allí hay una estación de autobuses con conexión a todos los lugares de la isla.

Os dejo el enlace de la página del Transporte Público de Malta.
Fuente de Tritón
Una vez cruzas la fuente de Tritón y caminas ya entras en la increíble ciudad que me cautivó, bueno, nos cautivó. Empiezas a mirar los edificios históricos, todos de un color tostado claro. Llegas todo recto a City gate y después a Republic Street, calle comercial, llena de tiendas, cafeterías, heladerías…y a ambos lados edificios históricos.
Ahí es cuando tienes que decidir que quieres visitar, en tan poco tiempo. Nosotros decidimos ir a ver los Jardines Upper Barrakka que están en lo alto de las murallas históricas de la Valletta y desde los que se pueden observar unas vistas increíbles del gran puerto y de las 3 ciudades. Coincidió que eran las  11:35 horas y que a las 12 se realiza el disparo del cañón. Ya había gente apoyada esperando el  momento, así que nos acercamos y nos pusimos en posición. Había un soldado hablando con un peluche en brazos, contando la historia del lugar en inglés.
Durante siglos se defendió la ciudad desde allí. Durante más de 400 años fue utilizada por los Caballeros de la Orden, por tropas francesas y británicas. 
Recientemente ha sido restaurada la plataforma ceremonial, siendo una de las más antiguas en funcionamiento del mundo.
 Cada día a las 12.00 y a las 16.00 horas se dispara la salva de un cañón. Éste disparo servía para que los capitanes de los barcos pudieran conocer la hora y así calibrar sus instrumentos para navegar. 
En el lugar hay un pequeño museo, un parque de artillería, un depósito de pólvora y una colección de armas. La entrada son 3 euros adultos y 1 euro niños. 
Nosotros solo asistimos al acto de preparación y disparo del cañón desde el parque y merece la pena verlo. Es gratuito. El entorno es increíble y el sonido del disparo te impacta y te traslada a otra época. Hugo no se asustó, se reía y  después lo recordaba. 
Te aconsejo que vayas con un poco de tiempo para poder tener un hueco, ya que sí ahora en febrero estaba lleno, en los meses de primavera y verano más. Eso sí, mucha protección solar y sombrero, ya que no hay sombra y el sol es fuerte.
Vista parcial desde los jardines UpperBarrakka de los cañones

Después seguimos caminando por las calles y observando edificios muy bonitos como  el Aubergue de Castilla se construyó en 1574 y  es desde 1972 la residencia del Primer Ministro de Malta. Es un placer ver su fachada. Este edificio está frente a la Plaza Jean de Vallette.
Jean Parisot de la Valette fue un noble francés y Gran Maestre de la Orden de Malta. La ciudad de la Valletta recibió el nombre de su fundador. Esta ciudad llegó a ser conocida como la más aristocrática y exclusiva fortaleza de Europa. La tumba de Jean de la Valette se encuentran en la cripta de la co catedral de San Juan.

En días posteriores seguiremos con Malta, y comenzaremos con la Co Catedral de San Juan y con su extraordinario interior. Y tambien con muchas cosas más que estoy segura que os encantarán. 

También quiero hablaros de la gastronomía maltesa y de los lugares a los que nosotros fuimos a comer. El café…buenísimo….

Os espero muy pronto.